CORNETA TRES PISTONES
Corneta Honsuy Carmen 3 pistones en DO Plateado 445,00 IVA INCLUIDO
TU RECORTABLE COFRADE
TU RECORTABLE EL GRAN PODER 12,00 IVA INCLUIDO

LA FORMA MAS DIVERTIDA Y CREATIVA DE VIVIR EL SENTIMIENTO MACARENO.

 

Vídeo  de montaje:

In Stock

12,00 IVA INCLUIDO

La madrugada estaba fría. Mi madre me había sacado de la fila a la salida de la Catedral, decía que yo estaba cansado del recorrido pero, la verdad, creo que quien estaba cansada era ella. Yo insistí en continuar, y ella me dijo que me incorporaría cuando la cofradía pasara por la casa de la abuela, en la calle Parras.
Llegamos más pronto de lo que creía y me senté en el sofá quedándome dormido al instante. Lo cierto es que aquella primera salida, para un niño como yo de tan sólo 7 años, había conjugado mi ilusión con mis nervios, y mis ganas con la responsabilidad de hacerlo bien, estaba reventado.
Pasadas varias horas desperté con el sonido de la banda de escolta; con legañas en los ojos y la túnica arrugada corrí hacia el balcón para ver lo que se anunciaba. La calle estaba llena a rebosar de caras que me sonaban del barrio, del mercado o de gente que acudía todos los años al mismo sitio. Me agarré a los barrotes del balcón y allí permanecí firme a pesar de que mi abuela insistía en que tomara churros.
Al rato y muy poco a poco, fue asomando desde la esquina de la calle Relator el paso del Señor de la Sentencia. El público asistente -que ya era bulla-, aplaudía la mecida del paso mientras la banda de la centuria marcaba con marchas el paso de los costaleros. De pronto, un mar de plumeros blancos inundaron la calle, era espectacular cómo los “armaos” desfilaban con orgullo después de tantas horas; la gente, no sé por qué, sonreían a su paso y, ellos, les devolvían la sonrisa con la satisfacción de quién sabe que ya está en su barrio.
Y luego…, la espera. Tramos cortados, diputados intentando que los nazarenos mantuvieran su sitio y un murmullo general de “ya viene, ya viene”. Las caras, algunas recién aseadas y otras con las ojeras de una larga noche, conformaron una sola mirada, no sé si de anhelo o necesidad, pero sin duda de esperanza.
Y allí apareció Ella. Era como si alguien, con un toque firme de autoridad, hubiera mandado callar a todo el público, era impresionante. El silencio fue total, pero los ojos gritaban devoción, consuelo y satisfacción por poder verla tan cerca.
Con el balcón abarrotado de tíos, primos, padres y abuela, yo había conseguido mantener mi posición; lo que me permitió verla a no más de 2 metros. El sentimiento que me invadió no supe explicarlo entonces, y ahora tampoco.
Pero sí sé que deseé tener todo aquello resto del año; algo que pudiera montar, organizar y pasear por el pasillo de mi casa. Por eso, este recortable pretende colmar la ilusión de tantos niños que, al igual que yo, fuimos, somos y seremos Macarenos. Para que disfruten viendo cómo, con varias cartulinas impresas, puede hacerse el milagro de crear entre sus manos la cofradía de la Macarena.
!!Qué disfrutéis con ello tanto o más que yo he disfrutado¡¡

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Your custom content goes here. You can add the content for individual product
Back to Top
A %d blogueros les gusta esto: